"Los Golpes que Noquean"

"Los Golpes que Noquean"

2015. San Lorenzo derrota a Boca en la mismísima bombonera, faltando migajas para el final y se sube a la punta del torneo argentino. Entre la muchedumbre, el click de un encendedor, rompe el silencio de cementerio. Es así. Otra vez lo hicieron. ¿Alguien tiene alguna duda de quién sería el campeón de este torneo, si San Lorenzo se llevaba mínimamente un empate la semana siguiente en la cancha de Huracán?.

No hay que recurrir al oráculo de Delfos para saber que la fiesta era en Boedo. Fija. Olvidate. Pero lo que no pudo el equipo de la ribera con sus súper figuras, lo logro el ante último del torneo, para alegría de toda la quema. Alegrón. Principalmente para que lo registren en un rincón de sus corazones, todos los chicos que por primera vez presenciaron el clásico de barrio más grande del mundo. Esa es la impresión que todavía no puedo dejar de percibir. Jugadores, abuelos, padres, hijos, todos juntos festejando como chicos. Terrible golpe para los vecinos. Grande, potente, pero todavía no terminó el campeonato. Madura el nocaut.

Igual, hay un golpe que quedó en el olvido, y no se recuerda nunca. Me fastidia la falta de memoria. Y miren que fue muy grande. De los partidos que fueron capaces de cambiar historias y recorridos, hay uno que particularmente construyó tal condición a la sombra de otros. Parece menor, lejano, casi ajeno a los grandes recuerdos. Pero está ahí, sólido, pertinaz como si fuera ayer. Por eso quiero compartirlo.

1981. El 24 de junio, por el Metropolitano, Huracán le ganó 1-0 a San Lorenzo, en La Bombonera. Parecía entonces, apenas un clásico más. Un partido cuyo rasgo más significativo había sido que el triunfo quemero fue conseguido tras jugar 47 minutos con un futbolista menos por la expulsión de Galván. Pero aquel gol de Carlos Centurión modificó el camino de los dos equipos y derivó, poco después, en el descenso de San Lorenzo. Era la fecha 25a. Huracán llegaba con 19 puntos y sólo tenía tres equipos por debajo. Colón, con 15; Sarmiento y Argentinos, con 17. San Lorenzo, en cambio, parecía ajeno a la pelea por evitar los dos puestos de descenso: se ubicaba undécimo con 22 unidades. Eso es lo inolvidable. Después de ese partido, en las nueve fechas siguientes, todo cambió. Nosotros obtuvimos 12 puntos de 18 posibles (tras cinco victorias, dos empates y dos derrotas), con dos goleadas incluidas (4-0 a Vélez y 4-1 a Colón); mientras que San Lorenzo apenas sumó seis unidades (un triunfos, cuatro igualdades y cuatro caídas), con un tremendo 2-6 frente a Instituto en Córdoba como punto más bajo. En consecuencia, finalizamos octavos en el Metropolitano; y ellos, tras perder en la última jornada contra Argentinos, en Caballito, descendieron junto a Colón. Para la eternidad. Para el infinito. Por y para siempre, para todos esos que tienen dudas si somos importantes o no en el nivel de clásicos.

Aquella noche de junio, en La Boca, Huracán con Claudio Morresi, Claudio Marangoni y Carlos Babington, contra el San Lorenzo de Rubén Cousillas, Orlando Ruiz, Omar Larrosa, Rubén Suñé, Héctor Scotta, Rubén Insúa y Walter Perazzo. Dio un batacazo terrible. El gol de Centurión, sucedió a los 17 minutos del segundo tiempo. No fue un partido más como se decía porque lo mejor no fue ese 1-0 en sí mismo, sino las consecuencias que trajo...!!

MARCELO SORIANO (H)

Escribir comentario

Comentarios: 0

Escuchá nuestro programa, todos los Jueves 22hs

Has click en la imagen para escucharnos en VIVO
Has click en la imagen para escucharnos en VIVO

Escucha nuestros anteriores programas

Duodecimo Programa

Undecimo Programa

Decimo Programa

Noveno Programa

Octavo Programa

Estas empresas colaboran con nuestra web (click para ampliar)

Sos el visitante número

Peña Dale Globo

Olazabal 2889 esq. Castelli

Mar del Plata, Argentina

 

Tel0223 155651213 Luis

      0223 156883308 Mariano

E-mail:

filialdaleglobomdp2015@yahoo.com.ar

info@filialdaleglobomdp.com